TRADUCTOR

jueves, 4 de abril de 2013

AQUELLA EDAD INOLVIDABLE

EL DESVÁN RECOMIENDA LA LECTURA DE ESTE LIBRO HAZ TU COMENTARIO Y DA TU VALORACIÓN votar

«Una excelente novela, que se disfruta aunque al lector no le interese mucho el fútbol… Hay que tener todo el oficio del mundo para escribir, casi a los 90 años, una historia tan compleja como esta, disimulando tanta sabiduría en esa aparente sencillez. Una novela deliciosa, un prodigio.»

Portada de Aquella edad inolvidableSouto Menaya, «Botas», es un futbolista que ha tocado la gloria y ahora conoce el infierno. Tras un gol histórico en la final de la Copa del Rey de 1943, su carrera se ha visto truncada por una lesión que le ha dejado cojo y medio inválido. Él, que ha pasado de albañil a jugador profesional, que saltó de los equipos locales al Athletic de Bilbao, el club de sus sueños, necesita un trabajo sentado y acaba aceptando el de ensobrador de cromos, aunque ello suponga, «como una mueca de negro humor añadida a su naufragio», toparse con su propia foto en las colecciones de fútbol. Desde que cambió su suerte, Souto sabe que ha dejado atrás los mejores años de su vida, que tiene que renunciar a su noviazgo con Irune y al anhelado retiro de sus padres, y ni siquiera le consuela aquella edad inolvidable en que de la mano de su padre «lloraba y reía como un mocoso ante el Athletic»… Entonces un periodista llama a su puerta y le insiste con una tentadora propuesta.

http://www.tusquetseditores.com

Ramiro Pinilla (Bilbao, 1923) tuvo una fulgurante aparición en los años sesenta con Las ciegas hormigas (1961, Premio Nadal y de la Crítica; Tusquets Editores, 2010) y con Seno (finalista del Planeta 1971). Pero tras ese comienzo exitoso, Pinilla decidió publicar sólo en pequeñas editoriales durante más de treinta años. La edición en 2004 y 2005 de la excepcional trilogíaVerdes valles, colinas roja–Premios Euskadi, Nacional de la Crítica y Nacional de Narrativa– descubrió a muchos que se trataba de uno de los grandes escritores contemporáneos. Así lo confirmaron sus novelas La higuera (2006),Antonio B. el Ruso, ciudadano de tercera yAquella edad inolvidable (2012), o la recopilación de Los cuentos (2011). Con Sólo un muerto más(2009) inició su serie policiaca, protagonizada por el detective librero Samuel Esparta. El cementerio vacío, la segunda entrega de la serie, confirma que Pinilla es también un excelente escritor policiaco, capaz como pocos de mantener la intriga y la emoción humana en el Getxo de la posguerra, el territorio ya mítico de toda su obra.
Pinilla, Ramiro