TRADUCTOR

lunes, 10 de diciembre de 2012

El poder de la acción

EL DESVÁN RECOMIENDA LA LECTURA DE ESTE LIBRO HAZ TU COMENTARIO Y DA TU VALORACIÓN votar

«Espero que os acordéis de mis palabras y que os sirvan para cada momento de vuestra vida humana. Mi confianza en la humanidad, buena por naturaleza, me permite augurar un futuro heroico y esperanzador. Ayuda, inspira, da amor. El sentido de la vida está aquí y nada más. Continuaremos comunicándonos. Amigos para siempre.»

En vida, Vicente Ferrer habló poco de Dios. Pero Ferrer tenía uno y lo llevaba en el bolsillo. En este libro, un viaje interior hacia sus pensamientos, descubrimos a un hombre práctico y profundamente espiritual que señala un único camino de salvación: el de la acción buena. Su única ideología, el amor hacia sí mismo y hacia los demás, y su fe en la humanidad y en Dios fueron su principal ancla en la vida, una fuerte convicción personal para mantenerse firme en su camino y superar todos los obstáculos. 
Esta obra es una recopilación de palabras vividas y sentidas, no es un ejercicio literario, pero sí un viaje, el de un hombre llamado Vicente Ferrer como pasajero del Universo. Este trabajo contiene la vida de quien lo ha escrito. Es un estrechar la mano de todos aquellos que deseen recorrer estas páginas. Los sentimientos resonarán como ecos en el corazón de aquellos que las lean y se aproximen con serenidad y gratitud a la visión espiritual de un hombre bueno, capaz de proporcionar soluciones reales a cerca de tres millones de personas en la India.
Con un discurso sereno y optimista, El poder de la acción es la última llamada de Vicente Ferrer con un claro mensaje: despertar nuestras conciencias, elevarnos por encima de ideologías y religiones, conectar con el amor que hay dentro de cada ser humano y ser una auténtica llama viva, un símbolo de lo que todos podemos llegar a ser para transformar esta sociedad.
http://www.planetadelibros.com
Vicente Ferrer (Barcelona, 1920- Anantapur, 2009) se ha convertido en una leyenda. En él convergieron la acción y la espiritualidad, unidas en una alquimia magistral. Apoyado por un gran número de personas entregadas, héroes anónimos, consagró toda su vida y esfuerzos al servicio de la gente herida por la pobreza y la miseria en sus niveles más inhumanos. Para miles de personas necesitadas y oprimidas, Vicente Ferrer representó, y sigue representando, la libertad y la esperanza de una vida mejor, un símbolo de la lucha de los hombres para vencer el sufrimiento y transformar la sociedad en una verdadera humanidad. Vivió, junto a su esposa, Anna Ferrer, más de cincuenta años en Anantapur, en la India, el que fuera su auténtico hogar y de su familia. Allí lideró una organización, la Fundación Vicente Ferrer, que sigue llevando a cabo un intenso programa de desarrollo destinado a lograr la erradicación de la pobreza social y económica de los sectores más desfavorecidos. Levantó en el estado de Andhra Pradesh un proyecto que hace soñar con la utopía de un mundo más justo y digno. Falleció el 19 de junio de 2009, aunque su legado, su mensaje, su labor y su espíritu siguen más vivos que nunca. El poder de la acción reúne las palabras de un hombre práctico, dedicado a la acción buena y profundamente espiritual que transmiten su encuentro, único y personal, con la realidad de Anantapur, Dios y la eternidad del Universo. Anteriormente, Vicente Ferrer publicó El encuentro con la realidad (2003), las respuestas a las preguntas del ser humano sobre el sentido de la vida, y La revolución silenciosa (2000), su biografía escrita por Alberto Oliveras